Design a site like this with WordPress.com
Get started

Mensajes clave sobre la detección del cáncer de cuello uterino

Al asesorar a las personas sobre la detección del cáncer de cuello uterino, el médico debe analizar lo siguiente:

What is a colposcopy? - Premier OB/GYN, LLC - Bradenton, FL– El cáncer de cuello uterino se puede prevenir con pruebas de detección periódicas, como la prueba de Papanicolaou (citología) y las pruebas de VPH. Aquellos con un riesgo promedio deben comenzar a hacerse pruebas de citología a los 21 años.

– La prueba de citología puede encontrar células cervicales anormales, lo que podría provocar cáncer de cuello uterino con el tiempo, y una prueba de VPH detecta la infección por VPH en el cuello uterino. La prueba de VPH se puede usar sola para la detección del cáncer de cuello uterino o al mismo tiempo que la prueba de citología (conocida como prueba conjunta) para las personas de ≥30 años a 65 años. La prueba de VPH también se usa después de un resultado de prueba de citología de células escamosas atípicas de importancia indeterminada (ASC-US) entre personas mayores de 25 años (conocida como prueba refleja de VPH).

– La citología y las pruebas de VPH positivas son marcadores de lesiones precancerosas de cuello uterino, que muchas veces no causan síntomas hasta que se vuelven invasivas. El seguimiento apropiado es esencial para asegurar que el cáncer de cuello uterino no se desarrolle.

– El VPH es una infección común y, a menudo, el cuerpo la controla sin ninguna intervención médica. Una prueba de VPH positiva no significa que una persona tenga cáncer.

– Los médicos deben enfatizar que las infecciones por VPH a menudo se comparten entre las parejas y, a menudo, no es posible conocer el origen de una infección por VPH; Las pruebas de VPH pueden volverse positivas muchos años después de la exposición inicial debido a la reactivación de infecciones latentes en parejas masculinas y femeninas.

Manejo de Parejas Sexuales

El beneficio de revelar una prueba de VPH positiva a las parejas sexuales acsuales y fusuras no está claro. Los siguientes mensajes de consejería se pueden comunicar a las parejas sexuales:

– Las parejas sexuales no necesitan hacerse la prueba del VPH.

– Las parejas sexuales tienden a compartir el VPH. Es probable que las parejas sexuales de personas con infección por VPH también tengan una infección por VPH.

– Las parejas sexuales femeninas de hombres que revelan que tuvieron una pareja anterior con VPH deben someterse a pruebas de detección con los mismos intervalos que las mujeres con riesgo promedio. No hay datos disponibles que sugieran que la detección más frecuente sea beneficiosa.

– Cuando se usan de manera correcta y constante, los condones pueden reducir el riesgo de infección por VPH y pueden disminuir el tiempo de eliminación en las personas con infección por VPH. Sin embargo, el VPH puede infectar áreas no cubiertas por el condón, y es posible que los condones no protejan completamente contra el VPH.

Los mensajes adicionales para las parejas incluyen los mensajes para las personas con VPH.

Recomendaciones de detección en poblaciones especiales El embarazo

Las personas que están embarazadas deben someterse a exámenes de detección en los mismos intervalos que las que no lo están. Se puede usar un hisopo, una espásula de Ayre o un citocepillo para obtener muestras para pruebas de citología durante el embarazo.

Infección por VIH

Varios estudios han documentado un mayor riesgo de precánceres y cánceres de cuello uterino en personas con infección por VIH. Los adolescentes con VIH deben ser evaluados 1 año después del inicio de la actividad sexual, pero no más tarde de los 21 años. Las personas sexualmente activas deben ser examinadas en el momento del diagnóstico inicial de VIH. La citología convencional o de base líquida (prueba de Papanicolaou) debe usarse como prueba primaria de VPH y no se recomienda en personas con VIH. La prueba conjunta (citología y prueba de VPH) se puede realizar en personas de ≥30 años con VIH. Se recomienda el tamizaje anual para personas con infección por VIH; después de 3 años de resultados citológicos normales consecutivos o pruebas conjuntas normales (citología normal y prueba de VPH negativa), el intervalo de detección se puede aumentar a cada 3 años. Se recomienda la detección de por vida entre las personas con infección por VIH.

Los médicos deben remitirse a las Directrices existentes para la prevención y el tratamiento de infecciones oporsunistas en adultos y adolescentes con VIH para obtener orientación sobre la detección del cáncer de cuello uterino y el manejo de los resultados en personas con VIH.

Adolescentes

La prevalencia de la infección por VPH es alta entre los menores de 21 años; sin embargo, las infecciones por VPH y las lesiones intraepiteliales escamosas causadas por el VPH en adolescentes tienen más probabilidades de regresión que en personas mayores. Por estas razones, no se recomienda la detección del cáncer de cuello uterino ni la prueba del VPH en adolescentes inmunocompetentes. Sin embargo, para los adolescentes con infección por VIH, los médicos deben evaluar 1 año después del inicio de la actividad sexual, independientemente de la edad o el modo de adquisición del VIH (p. ej., adquirido de forma perinatal o sexual); dicha detección está justificada debido a la alta tasa informada de progresión de citología anormal en adolescentes con VIH.

Pruebas del virus del papiloma humano para la detección del cáncer de cuello uterino Las pruebas clínicas para el VPH se utilizan para lo siguiente: detección de cáncer de cuello uterino como prueba primaria, detección de cáncer de cuello uterino con una prueba de citología, clasificación de algunos resultados anormales de citología de cuello uterino, seguimiento después de resultados anormales de pruebas de detección, seguimiento después de una colposcopía en que no se encuentra CIN 2 o CIN 3, y seguimiento después del tratamiento de lesiones precancerosas de cuello uterino. Estas pruebas solo están aprobadas por la FDA para su uso con muestras cervicales, no con muestras orales ni anales. No se recomiendan las pruebas para tipos de VPH no oncogénicos (p. ej., tipos 6 y 11)

Las pruebas de VPH aprobadas por la FDA detectan ADN viral o ARN mensajero. Varias pruebas aprobadas por la FDA para el VPH están disponibles para su uso. La prueba Cobas 4800 VPH y la prueba Onclarity VPH (Becton Dickinson) pueden detectar la presencia de 14 tipos de VPH oncogénicos (tipos 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 66 y 68), así como los tipos individuales 16 y 18, y están autorizados para la detección primaria de cáncer de cuello uterino.

Otras pruebas de VPH están autorizadas para su uso junto con una prueba de citología o para clasificar algunos resultados citológicos cervicales anormales; no deben usarse para pruebas primarias de VPH porque no están autorizados para este fin. Estas pruebas incluyen la prueba Hybrid Capsure 2 High-Risk VPH DNA (Qiagen), las pruebas Cervista VPH High-Risk DNA y VPH 16/18 DNA (Hologics) y la prueba APTIMA HR VPH (Gen Probe). Todos los ensayos de VPH deben contar con la aprobación de la FDA y usarse solo para las indicaciones adecuadas.

La prueba de VPH no debe realizarse en las siguientes sisuaciones:

– Decidir si vacunarse contra el VPH
– Realización de pruebas de VPH para tipos de VPH de bajo riesgo (no oncogénicos) (p. ej., tipos 6 y 11)
– Atención a personas con verrugas genitales o a sus parejas
– Pruebas a personas menores de 25 años como parte de la detección rutinaria del cáncer de cuello uterino
– Pruebas orales o especímenes anales

A diferencia de la citología, las muestras para la prueba del VPH tienen el potencial de ser recolectadas por el paciente y enviadas por correo a los programas de salud para su análisis, por lo que la autorecolección podría ser una estrategia para aumentar las tasas de detección entre las poblaciones donde las tasas de detección son bajas. La autorecolección para la prueba del VPH no está aprobada por la FDA ni recomendada por las organizaciones médicas.

Seguimiento de Citología Anormal y Resultados de Pruebas de Virus del Papiloma Humano

Si el resultado de la citología (prueba de Papanicolaou) es anormal, se debe brindar atención de seguimiento de acuerdo con las Pautas de consenso para el manejo basado en el riesgo de la ASCCP de 2019 para pruebas de detección de cáncer de cuello uterino anormales y precursores del cáncer. Las clínicas que atienden a clientes que podrían tener dificultades para cumplir con las recomendaciones de seguimiento y para quienes es poco probable vincularse con la atención deben considerar ofrecer servicios internos de colposcopía y biopsia.

Las pautas de consenso para el manejo de pruebas de detección de cáncer de cuello uterino anormales combinan datos de riesgo a nivel de paciente con umbrales de acción clínica para generar recomendaciones de manejo personalizadas. Este marco permite la gestión sobre la base del riesgo de CIN 3, no de los resultados de pruebas específicas. Las pautas se diseñaron para identificar a las personas con alto riesgo que requieren colposcopía o tratamiento acelerado y las personas con bajo riesgo que podrían diferir de manera segura los procedimientos de diagnóstico invasivos. El marco basado en el riesgo se diseñó para incorporar fácilmente fusuras revisiones, como la inclusión de nuevas tecnologías para la detección y la gestión.

Los siguientes son aspectos destacados de las nuevas directrices de gestión:

– La colposcopía se puede diferir para pacientes de bajo riesgo.

– Se recomienda derivación a colposcopía si los resultados de la prueba de citología son anormales o la prueba de VPH es positiva en la visita de seguimiento de 1 año.

– Si un paciente tiene un resultado de citología (prueba de Papanicolaou) de alto grado (es decir,, HSIL) y una prueba de VPH que es positiva para el tipo 16 de VPH, entonces se prefiere el tratamiento con un procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP). No es necesaria una colposcopía con biopsia para confirmar el diagnóstico primero.

– Si un paciente que no ha sido evaluado en más de 5 años (es decir, rara vez evaluado) tiene un resultado de citología HSIL y una prueba de VPH positiva (independientemente del tipo), entonces se prefiere el tratamiento con LEEP. No es necesaria una colposcopía con biopsia para confirmar el diagnóstico primero.

– Al considerar el tratamiento sin biopsia de confirmación, la toma de decisiones compartida con el paciente es importante. Las consideraciones incluyen la edad, la preocupación por el cáncer, la capacidad de seguimiento, las preocupaciones financieras y las preocupaciones sobre el efecto potencial del tratamiento en un embarazo futuro.

– Idealmente, la prueba de citología debe ser realizada por el laboratorio como una prueba refleja de la misma muestra para que el paciente no tenga que regresar a la clínica. Se recomienda la colposcopía si el genotipado del VPH es positivo para los tipos 16 o 18, y se puede considerar si no es factible que el paciente regrese solo para la citología.

– El VPH 16 es el tipo de VPH de mayor riesgo. Se debe considerar un tratamiento acelerado para los resultados de citología de HSIL y se recomienda la colposcopía en todos los demás casos, incluso si la prueba de citología es normal.

– El VPH 18 tiene una asociación relativamente alta con el cáncer, y la colposcopía se recomienda en todos los casos, incluso si la prueba de citología es normal. Debido a la asociación del VPH 18 con el adenocarcinoma, la muestra endocervical es aceptable en el momento de la colposcopía.

– Si el tipo de VPH no es VPH 16 o 18, y la citología es normal, se recomienda volver en 1 año en la mayoría de los casos.

– Las pruebas de VPH negativas o las pruebas conjuntas tienen menos probabilidades de pasar por alto la enfermedad que las pruebas de citología normales solas. Por lo tanto, las pruebas de citología se recomiendan con más frecuencia que las pruebas de VPH o las pruebas conjuntas para el seguimiento de resultados anormales. Específicamente, las pruebas de citología se recomiendan anualmente cuando se recomiendan pruebas o pruebas conjuntas de VPH en intervalos de 3 años, y las pruebas de citología se recomiendan en intervalos de 6 meses cuando se recomiendan pruebas o pruebas conjuntas de VPH anualmente.

– La prueba inicial incluye una prueba de VPH o una prueba conjunta a los 6, 18 y 30 meses. Si se utiliza solo la citología, las pruebas deben realizarse a los 6, 12, 18, 24 y 30 meses.

– Después de completar la prueba inicial, la vigilancia a largo plazo incluye la prueba en intervalos de 3 años si se usa la prueba del VPH o la prueba conjunta, o la prueba anual si se usa solo la prueba de citología.

– La vigilancia debe continuar durante al menos 25 años después del tratamiento inicial, incluso si se extiende más allá de los 65 años. Si una mujer se somete a una histerectomía durante el período de vigilancia, debe continuar el examen vaginal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: